889981 NpAdvMainFea

Efectos de homologar el salario mínimo

A 29 de septiembre del 2015
El salario mínimo, establecido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos mediante una resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 30 de marzo de 2015, fue modificado recientemente.
Anteriormente el salario mínimo era determinado según el área geográfica. En la zona A, (que comprende al Distrito Federal y su área metropolitana, los estados de Baja California y Baja California Sur, las ciudades de Acapulco, Gro., Ciudad Juárez, Chihuahua, Guadalajara,  y su área conurbada, Monterrey, N.L. y su área metropolitana, Hermosillo, Son., Matamoros y Reynosa, Tamaulipas y Coatzacoalcos, Veracruz, entre otras.) se recibía 70.10 como salario mínimo. Mientras que en la zona B (que abarca las entidades federativas como Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas; así como en municipios específicos de los estados de Chihuahua, Guerrero, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Veracruz que no estén en el área geográfica “A”) era de 68.28 pesos diarios.
La novedad es, que a partir del miércoles 1 de octubre se homologan las zonas económicas, es decir, tanto la zona A como la B tendrán un salario mínimo de 70.10 pesos.
Se ha señalado que esto es un hecho histórico puesto que es la primera vez en 98 años que habrá un sólo salario mínimo en todo el país. Según los representantes del órgano tripartita (gobierno, empresarios y trabajadores) esto contribuye a resarcir la pérdida del poder adquisitivo de los mexicanos.
No debemos ignorar que al haber sido alterado el salario mínimo, esto conllevará algunos otros incrementos. El salario mínimo influye en muchos aspectos, tales como la fijación de los precios, el monto de las multas; también al incrementarse el salario mínimo, se incrementarán también las pensiones por retiro, cesantía en edad avanzada y vejez conforme a la Ley del Seguro Social anterior (la Ley del 73), en específico las que alcancen el nuevo tope de 25 salarios mínimos. Así, si hoy el tope de 25 salarios mínimos (en la zona A) alcanza un monto mensual de alrededor de 50 mil pesos, al incrementarse –por suponer– a 85 pesos diarios el salario mínimo, el tope se elevaría a casi 64 mil pesos mensuales, y ese sería el nuevo costo de las pensiones topadas, lo que evidentemente generaría un gasto adicional del gobierno, que tendrían que cubrir los contribuyentes.
Debemos tomar en cuenta que son pocas las empresas que consideran el salario mínimo para sus trabajadores, por lo que podemos deducir que sus salarios no se verán incrementados, puesto que ya superan el mayor salario mínimo actual.
Para que esta medida surta el efecto deseado de aumentar el poder adquisitivo de los mexicanos, deberá vigilarse cuidadosamente los efectos que esto pueda generar, incluyendo la inflación.
Redacción: EjeLegal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *