031208 Reaganactor Bcolumn.grid 4×2

¿Qué similitud tiene Arnold Schwarzenegger, Ronald Reagan y Cuauhtémoc Blanco?

¿Qué similitud tiene 031208_reaganactor_bcolumn.grid-4x2, Ronald Reagan y Cuauhtémoc Blanco ?

(EjeLegal)— Celebridades que entran en la política, sin juzgar sus motivaciones, algunas seguramente intachables y otras definitivamente no, lo que es innegable es que las celebridades juegan hoy un rol clave en la política. Ante la crisis de credibilidad de los partidos políticos, que se refleja prácticamente en cualquier encuesta que usted revise y ante la poca reflexión que tienen muchos ciudadanos a la hora de emitir su voto, las celebridades son una forma de hacerse llegar de votos en un entorno de desprestigio de la política y poco valor del voto. Es ante todo una apuesta pragmática: en una sociedad harta de los políticos de siempre, caras conocidas del mundo artístico o deportivo son muy rentables.

Las celebridades cuentan con una ventaja: alta credibilidad por parte del público. La declaración de un famoso, puede ser más potente que mil discursos. Por más que la celebridad tenga los mismos males que se les achacan a los políticos —pérdida de contacto con la realidad, ganancias exorbitadas, pragmatismo— lo cierto es que el vínculo entre el ciudadano y la celebridad es más bien emocional, un vínculo que va más allá de la racionalidad de un proyecto político.
Así tenemos al famoso protagonista de Terminator, Arnold Schwarzenegger, quien fue gobernador del estado de California al igual que Ronald Reagan, actor estadounidense, que aparte llegó también a ser Presidente de Estados Unidos. En México también conocemos algunos casos de personas desconocidas en el ámbito político, que luego aparecieron y consiguieron la suficiente aceptación por parte de los ciudadanos, aunque algunos solo tuvieran un rostro bien parecido que generaba “confianza”.

No importa qué se vende, sino quién lo vende. No importa si detrás de su cara en los anuncios de televisión o de sus voces en la radio, hay un vacío inmenso de proyecto político.
En Chihuahua, se llevarán a cabo el próximo año las elecciones para Gobernador. ¿Será acaso que algunos de los partidos optaran por esta estrategia? ¿Jugar con el hartazgo de la gente? Es una estrategia perversa: como sé que estás harto de mí y de mi partido, y asumo que la mayoría de los ciudadanos no razonan demasiado el voto, te propongo una cara conocida, un maquillaje que en esencial protege los mismos intereses.
Por esto es que debemos razonar bien nuestro voto, debemos analizar su plan de trabajo, su equipo, sus propuestas, ver más allá de lo que nos presentan en sus campañas simplonas.

¿Aplicará dicha estrategia en el 2016 en Chihuahua?
Celebridades que entran en la política, sin juzgar sus motivaciones, algunas seguramente intachables y otras definitivamente no, lo que es innegable es que las celebridades juegan hoy un rol clave en la política. Ante la crisis de credibilidad de los partidos políticos, que se refleja prácticamente en cualquier encuesta que usted revise y ante la poca reflexión que tienen muchos ciudadanos a la hora de emitir su voto, las celebridades son una forma de hacerse llegar de votos en un entorno de desprestigio de la política y poco valor del voto. Es ante todo una apuesta pragmática: en una sociedad harta de los políticos de siempre, caras conocidas del mundo artístico o deportivo son muy rentables.

Las celebridades cuentan con una ventaja: alta credibilidad por parte del público. La declaración de un famoso, puede ser más potente que mil discursos. Por más que la celebridad tenga los mismos males que se les achacan a los políticos —pérdida de contacto con la realidad, ganancias exorbitadas, pragmatismo— lo cierto es que el vínculo entre el ciudadano y la celebridad es más bien emocional, un vínculo que va más allá de la racionalidad de un proyecto político.
Así tenemos al famoso protagonista de Terminator, Arnold Schwarzenegger, quien fue gobernador del estado de California al igual que Ronald Reagan, actor estadounidense, que aparte llegó también a ser Presidente de Estados Unidos. En México también conocemos algunos casos de personas desconocidas en el ámbito político, que luego aparecieron y consiguieron la suficiente aceptación por parte de los ciudadanos, aunque algunos solo tuvieran un rostro bien parecido que generaba “confianza”.

No importa qué se vende, sino quién lo vende. No importa si detrás de su cara en los anuncios de televisión o de sus voces en la radio, hay un vacío inmenso de proyecto político.
En Chihuahua, se llevarán a cabo el próximo año las elecciones para Gobernador. ¿Será acaso que algunos de los partidos optaran por esta estrategia? ¿Jugar con el hartazgo de la gente? Es una estrategia perversa: como sé que estás harto de mí y de mi partido, y asumo que la mayoría de los ciudadanos no razonan demasiado el voto, te propongo una cara conocida, un maquillaje que en esencial protege los mismos intereses.
Por esto es que debemos razonar bien nuestro voto, debemos analizar su plan de trabajo, su equipo, sus propuestas, ver más allá de lo que nos presentan en sus campañas simplonas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *